Decálogo de marketing para el emprendedor

Fecha: por . Visitas de esta entrada:1243

Facebook Twitter More...

Como dice Al Ries, no hay reglas de marketing para pequeños negocios. “Es un tema psicológico –escribe-. Si piensas en tu negocio como un pequeño negocio –y si buscas ideas y conceptos que ayuden a pequeños negocios- te mantendrás siempre como un pequeño y relativamente no rentable negocio”.

Le dejo algunas iniciativas con las que puede empezar a inyectar marketing en su empresa.

Piense en grande.
“Si eres pequeño y quieres permanecer pequeño, piensa pequeño. Si eres pequeño y quieres ser grande, piensa en grande”. Esta regla de Al Ries es muy cierta. Haga el ejercicio de visualizar cómo quiere que su negocio esté en los próximos diez años.  Esa foto debe ser el final de su camino de los siguientes diez años.

Haga el ejercicio de segmentar.
Segmente su mercado. Pregúntese a quiénes puede y quiere atender. “A todos” no es una respuesta válida. Nadie puede ser todo para todos. Una vez que defina quiénes pueden ser sus clientes (segmentos) haga la lista de variables o características que le permitirán reconocerlos: edad, sexo, nivel socioeconómico, zona geográfica, actitudes. Si su negocio atiende empresas, qué tipo de empresas son, de qué giro de negocio, por dar unos ejemplos.

Revise su oferta.
Ahora llegó el momento de revisar si la oferta o portafolio de productos coincide con lo que su mercado objetivo está buscando. A lo mejor tendrá que “afinar” algo de lo que está ofreciendo.

Recoja información de mercado.
Así es. Cree su propio sistema de inteligencia.  Defina qué información es relevante para su negocio, a nivel de tendencias de mercado, nuevos consumidores, competidores. Acostúmbrese a revisar portales de negocio ligados al suyo.  Lea diarios y revistas especializadas. Comparta la información con su equipo.

Desarrolle su propuesta de valor.
¿Qué de todo lo que ofrece realmente vale la pena frente a la oferta de su competidor?   Si aún no lo ha descubierto es momento que lo haga.  Trabaje  con esmero en desarrollar los beneficios por el cual su mercado está dispuesto a pagar. Y conviértalo en mensajes cargados de emoción.

Sepa cuán preparada está su fuerza de ventas.
Evalúe cuan preparados están sus vendedores. Pídales que le ofrezcan los productos o servicios de su organización.  Hágales las repreguntas necesarias para saber si podrían cerrar los negocios que usted espera que se cierren.

Prepare a sus vendedores profesionalmente.
Una vez que tenga clara la propuesta de valor y sus segmentos de mercado, enseñe a sus vendedores a ponerlo en práctica. Entrénelos en técnicas de venta. Recuerde que la interacción de sus colaboradores con los clientes genera impresiones de profesionalismo. Y eso es imagen, además que podrá cerrar más negocios.

Cuide a su marca.
Póngale un nombre a su negocio que sea eufónico y de fácil recordación. No permita que esta aparezca en paneles  desgastados, en una papelería mal hecha o que los empleados lleven uniformes sucios.

Construya una base de datos con la información de sus clientes.
Recopile la información de sus clientes en un repositorio de manejo centralizado dividiéndola en campos. Si no puede acceder a  un software de los que se comercializan en el mercado, emplee una hoja de cálculo. Organice la información y preocúpese por mantenerla actualizada.

Invierta en comunicar su oferta.
Los clientes no llegan solos. Tenemos que difundir lo que vendemos para generar demanda, y para esto necesitamos recursos. Revise su balance y vea cuánto dinero está dispuesto a invertir para comunicar su marca. No lo vea como un gasto, sino como una inversión. Empiece de a pocos, año a año debe incrementar el monto.

 

Por Romina Paredes
Cansac Regional Marketing Manager
roparede@cisco.com

Fuente: http://blogciscolatam.com/partnermarketing/

 

Categorías: General

Comments are closed.